¿Sabes negociar y llegar a acuerdos con éxito?

¿Te has puesto a pensar la cantidad de veces al día que estableces una negociación?

¿Te has puesto a pensar la cantidad de veces al día que estableces una negociación?; Negociamos con nuestra pareja el nombre que le ponemos a nuestra/os hija/os, negociamos los permisos que les otorgamos cuando son más grandes; negociamos como familia los lugares que visitaremos en vacaciones.

Y si eso ocurre en nuestro entorno más inmediato que es nuestra familia, la negociación está presente en nuestro ámbito profesional, en nuestros emprendimientos y empresa. En su definición negociar significa: Tratar un asunto para llegar a un acuerdo o solución. La negociación se convierte por lo tanto en una de las habilidades más importantes a desarrollar ya que en el mundo del emprendimiento nos enfrentamos a situaciones de manera cotidiana que nos generan conflictos; ¿Cómo acordar con colaboradores, clientes, proveedores?

Aprender el arte de negociar nos ayudará a avanzar de manera exitosa en la consecución de nuestros objetivos. En ocasiones somos objetos de negociación de otras personas sin percatarnos de ello. Me ha pasado por ejemplo que yo necesitaba un móvil a precio accesible pero que fuera funcional y sin darme cuenta, de manera muy sutil, fui persuadida por los “supuestos beneficios” de un equipo que me ofrecía más oportunidades y termine comprando un teléfono a otro precio que no había considerado, la persona que me lo vendió negocio conmigo más beneficios y yo accedí. ¿Te ha pasado algo similar?

Nuestra vida, como lo mencione al principio es una negociación constante en el ámbito personal y profesional, aprender a negociar nos ayudara, porque podemos conseguir muchas cosas positivas para nosotra/os pero también para nuestro negocio, emprendimiento o empresa. A continuación, te comparto algunas ideas que me han servido para lograr negociaciones exitosas esperando te sean de utilidad:

  1. Prepara tu encuentro con la persona que vas a negociar: Si es una persona conocida, es posible que tengas más contexto de el o ella, crea escenarios posibles, así como cuales serían tus mínimos y máximos, es decir que si estarías dispuesta/o a ceder y que no. Si no conoces a la persona con quien te reunirás, busca información que te pueda ser de utilidad acerca de el/ella, su empresa o negocio, tal vez puedas indagar sus características, carácter o como actúa ante otras personas. Conocer acerca de la o las personas con las que establecer una negociación es clave.
  2. Define tus estrategias a seguir: Por ejemplo si vas a negociar una compra importante, piensa en que condiciones te ofrecen, que plazos requieres tu para hacer los pagos, que beneficios adicionales puedes tener, pienso mucho en la venta de un auto, en las agencias puedes ver publicados bonos adicionales por pago en efectivo, beneficios a meses sin intereses, ¿pero realmente esas condiciones son las que tu necesitas?, Tal vez puedes explorar otras alternativas y puede haber empresas que cedan en mayores beneficios de tal manera que tanto tu como ellos logren al final un resultado satisfactorio.
  3. Claridad en los objetivos: No puedes presentarte a negociar con un proveedor, cliente, o con algún prestador de servicios, si no tienes claro por ejemplo los precios que hay en el mercado de los productos o servicios que te ofrecen, tener bien identificada la información hará que no pierdas tu tiempo y no te tomen por sorpresa con información que puede estar desfazada de la realidad, recuerdo una propuesta que me hicieron de una página web, yo no tenía mucho conocimiento al respecto y me hacían ver el proyecto como una maravilla, pero cuando consulte con un experto en la materia me hizo ver por ejemplo que el sitio que me ofrecían no era seguro, los costos estaban más elevados del rango en el que se encontraba ese producto y eso me ayudo a pactar nuevas condiciones y buscar otros proveedores.
  4. Identificar nuestras emociones y pensar dos veces antes de negociar: Podemos sentirnos eufóricos, emocionados y eso nos puede empujar a tomar decisiones más con el corazón que con la razón de las cuales tal vez después nos podamos arrepentir, aprender a controlar nuestras emociones nos puede ayudar a no perder la perspectiva de lo que estamos negociando y ver fríamente los pros y contras de una situación, logrando con ello buenos acuerdos que favorezcan a todas las partes.
  5. Mantener siempre a flote la confianza en nosotra/os: Cuando la persona con quien negociamos nos percibe inseguros, nerviosa/os, o que no tenemos claridad en lo que buscamos de esa negociación estaremos enviando señales de las cuales nos pueden hacer presa fácil y fracasar, por lo tanto, tener seguridad y mostrarla en todo momento nos ayudará a concluir nuestra negociación de la mejor manera.

Controlar nuestras emociones, saber lo que queremos, demostrar con hechos contundentes y lograr una conversación empática y cálida facilitará el proceso de negociación. Te invito a poner en practica algunos de estos tips ya sea en casa o negocio y comparte con nosotras tus resultados.

 

Lucy Pérez

Proyectos que cambian vidas

Cree y crea. Tranforma tu vida.

Conecta con cientos de mujeres emprendedoras, profesionistas y empresarias.